Search
Search
Close this search box.

Minga de siembra en la Casa del Hermano

320 geranios embellecen desde hoy la fachada y balcones de La Casa del Hermano, ubicada en el Boulevar de La 24 de mayo. El embellecimiento fue efectuado en MINGA con la participación de las familias beneficiarias y de La Casa. 70 de estos geranios fueron reproducidos el mes de agosto en comunidad, en los talleres que se efectúan en el Vivero del proyecto De Vuelta al Centro. Hasta la fecha, se han desarrollado 12 talleres, reproduciendo más de 2.000 geranios y vinculando a 200 personas entre habitantes de calle, personas en condición de movilidad humana y vecinos, que se convierten en guardianes de los geranios y las Plazas del Centro Histórico.

Quito cumple 45 años de haber sido declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad

Este no es un centro histórico reconstruido para el turismo, sino que nos acoge como visitantes al mismo tiempo que conserva su tradición y su funcionalidad1. Hace 45 años, el 8 de septiembre de 1978, Quito fue declarado por la UNESCO como uno de los primeros Patrimonios Culturales de la Humanidad por la belleza de su centro histórico, el mejor conservado y menos alterado de toda América. La ciudad alcanzó esta distinción por tener una de las mayores densidades patrimoniales de los centros históricos de América Latina: dentro de las 304 hectáreas de superficie que ocupa el centro histórico de Quito, existen 32 museos, 24 iglesias, 6 capillas, 7 conventos, 6 monasterios y 13 plazas. Todos estos espacios guardan historia, tradiciones y cultura. Como efecto de esta declaratoria, el Centro Histórico de Quito ha sufrido menos cambios importantes en las últimas décadas comparado con otros centros históricos coloniales en América Latina. La protección de las manzanas y del damero urbano que organiza la arquitectura del Centro Histórico de Quito no admite derrocamientos y la mayoría de inmuebles conserva una continuidad de las fachadas históricas. Ese afán de preservación forma parte de una visión integral de lo que se anhela conservar como patrimonio: un tejido social y un conjunto arquitectónico que son expresiones únicas. La ciudad vieja conserva una traza urbana original adaptada a la escarpada topografía andina. En el corazón del Centro de Quito se encuentra la Plaza de San Francisco la más grande del casco histórico y uno de los escenarios urbanos más representativos de nuestra ciudad desde la época colonial: su fuente central abasteció de agua a los vecinos por siglos, convirtiendo este espacio en el lugar de encuentro por excelencia de los quiteños. Resalta la imponente fachada de la Iglesia y Convento de San Francisco, y la magnífica escalera cóncavo-convexa que comunica la plaza con el atrio. El convento de San Francisco es el primer templo franciscano en la Real Audiencia de Quito y es el conjunto arquitectónico de mayor dimensión dentro de los centros históricos de toda América. Sobre sus más de tres hectáreas de superficie se han construido trece claustros, tres iglesias, un gran Atrio. El conjunto suma 40.000 metros cuadrados de edificación y conserva 3.500 obras de arte colonial de múltiples manifestaciones artísticas y variadas técnicas, especialmente aquellas correspondientes a la Escuela Quiteña de arte, que nació precisamente en este lugar2. En el convento de San Francisco se instaura la primera escuela de artes y oficios: la escuela de San Andrés, apenas instalados los franciscanos (siglo XVI). Muchos de los primeros franciscanos eran belgas y trajeron esa experiencia de la escuela de la pintura de Países Bajos. Supieron aprovechar de manera excelente la mano de obra indígena que era hábil y tenía mucha experiencia en cerámica, tallado y decoraciones. La mezcla de la cultura árabe o mora más la escuela de Flandes y las habilidades de manos indígenas hace que se empiecen a hacer representaciones magníficas de vírgenes, Santos y a traspasar los grabados que venían en los libros a óleos. Figuras como Miguel de Santiago, Bernardo de Legarda y Vicente Albán, no solo superaron a sus maestros sino que dejaron la impronta de un nuevo estilo de representación americana de los personajes religiosos. Vírgenes con caras rellenas y cachetes coloridos, niños dioses regordetes y juguetones (Caspicara), frutos y flora quiteña (Vicente Albán). Estos personajes se hacen tan famosos que tienen talleres y aprendices y su obra se lleva al resto de los virreinatos. Ahí se empieza a conocer cómo “escuela” quiteña . Para apreciarla les invitamos a visitar el Convento de San Agustin y los museos de San Francisco y de Santo Domingo3. 

Visita el hermoso pasaje Espejo

Escrito por Mónica Sánchez Gándara Caminar por el pasaje Espejo, es caminar por un lugar lleno de historia, arte y delicias para degustar; antes conocido como “la calle del chorro de Santa Catalina” y la calle “de los enamorados”, atribuyendo este romántico apelativo en el siglo XVIII a las jóvenes parejas que solían pasear por esta vía. A mediados del siglo XX, reemplazó a la calle Bolivia y fue bautizada con el nombre de Eugenio Espejo, en conmemoración a Eugenio de Santa Cruz y Espejo. Este pasaje va desde la calle Venezuela, pasando por la calle Guayaquil y la calle Flores, que son perpendiculares al Pasaje de Espejo. Si caminamos por el lado suroriental desde la Plaza Grande empieza la magia del Pasaje Espejo. Nos da la bienvenida una casa de estilo neoclásico construida por Franz Schmidt, misma que luego fue remodelada por Francisco Durini. La casa Gouin, como es conocida, es arrendada a partir de 1930 por el Banco Pichincha cuya agencia funciona hasta la actualidad, siendo por muchos años la casa matriz del banco. Esta agencia exhibe en sus ventanas varias obras de arte de la colección privada de la institución. Bajo las hojas de los árboles y el ruido de las mismas al chocar con el viento, nos encontramos con la Plaza Chica, una pequeña plazoleta con bancas para poder sentarnos a descansar y ver pasar a la gente que con prisa ingresa y sale de la parada del trolebús que continúa su ruta hacia el sur de la ciudad. Frente a la parada de trolebús de la Plaza Chica, nos topamos con el Palacio Chiriboga, una casa de construcción ecléctica de estilo neo renacentista. En su fachada se destacan detalles arabescos, neoclásicos y de ArtNoveau. Frente a esta edificación, en la esquina suroriental, se encuentra la Casa Zaldumbide – Rebolledo, antigua ‘Caja de Pensiones del Seguro Social’. Esta casa aún conserva la caja fuerte utilizada en aquella época. Se dice que a esta casa llegaron los geodésicos franceses, quienes dieron enorme visibilidad a Quito en el mundo de la ciencia del siglo XVIII. En la actualidad, la planta baja exhibe comercios de todo tipo, en el segundo piso desde el 2015 abre sus puertas el restaurante Balcón Sumak Rikuyen atendiendo a sus clientes del centro histórico de lunes a domingo en el horario de 8:00 a 18:30, su carta ofrece comida tradicional quiteña, pero el exquisito asado de borrego, es lo que lo diferencia a otros restaurantes en el casco colonial. Continuando por el pasaje, la edificación donde se encuentran actualmente los restaurantes Pizza SA y la Guaragua, fue construida por Antonino Russo en 1934, con un estilo Ecléctico (ArtNouveau – neoclásico); su dueño, el Sr. Fernando Pérez contrató al arquitecto Russo para que juntase dos predios y se pueda llevar a cabo la construcción del Instituto Educativo Pérez Pallares. Pizza SA , una propuesta de pizza ecuatoriana, con ingredientes frescos y su mensaje es “De la Finca a la Mesa / From Farm to Table”. En la misma casa tenemos una oferta diferente y de calidad, La Guaragua café restaurante ofrece desayunos, almuerzos y platos a la carta. Siguiendo con el recorrido, hemos llegado al maravilloso Teatro Bolívar, su inauguración el 15 de abril de 1933, edificación diseñada por la firma estadounidense Hoffman y Henon, construido por el arquitecto Augusto Ridder, es considerado el mayor exponente de la arquitectura ArtDéco en el país, fue declarado Patrimonio en su totalidad por la Unesco, al declarar al Centro Histórico de Quito como “Patrimonio Cultural de la Humanidad”. En 1999, al poco tiempo de su remodelación total, hubo un incendio que ocasiono la pérdida del 70% del teatro. A través de la Fundación Teatro Bolívar, mediante la colaboración de organismos nacionales e internacionales y donaciones realizadas por la empresa privada, ha restaurado y reconstruido el edificio en un 85%, actualmente se encuentra totalmente operativo y en pleno proceso de reactivación. Al costado izquierdo del magnífico teatro está el Café del Teatro Bolívar, decorado con un escenario nostálgico y cultural que nos traslada hacia el cine, la radio y el teatro, te dejas llevar por el olor a café y por la música del ambiente, transportándote a otros tiempos y espacios. Llegando con el recorrido hacia la calle Flores, tenemos en la esquina noroccidental la Frutería Monserrate, abre sus puertas en el centro a partir del 2004, restaurante cafetería con gran tradición quiteña, nace en la ciudad de Quito en 1972, y su plato estrella es una magnífica ensalada de frescas frutas con colores y aromas únicos. Frente a esta casa, en la esquina suroccidental, podemos encontrar la casa llamada El Palacio de los Marqueses de Maenza, construida en el siglo XVII, con un diseño neoclásico. Su estilo interior, es andaluz, con un patio central, su ingreso se destaca por un portal de piedra y una pesada puerta labrada en madera sólida. Aquí vivió el presidente de la Real Audiencia de Quito entre el año 1615 y 1636, el Sr. Antonio de Morga. Esta casa tiene una leyenda detrás y es la del Crimen del Cucurucho de San Agustín, cuenta la leyenda que un antiguo novio se presentó disfrazado de cucurucho ante la muchacha que vivía en esta casa y estaba por salir a su matrimonio, este hombre la apuñala y huye calle abajo, donde es capturado frente a la muralla de San Agustín. En la época de la Independencia, esta casa se convirtió en sede de reuniones donde se trataban temas acerca de la independencia de América Latina del yugo español, las reuniones eran dirigidas por el ilustre Eugenio Espejo. Hoy la casa tiene comercios en la planta baja: funciona la Cooperativa Unión El Ejido de servicios financieros, Beraca Tecnology en el caso de necesitar cualquier tipo de artefacto electrónico, y Ópticas con su oferta de todo tipo de armazones y exámenes visuales. Llegando al final de este recorrido por el Pasaje Espejo, en la esquina suroriente sobre la calle Flores y Espejo se encuentra el Monasterio de

El desafío del comercio tradicional del Centro Histórico de Quito

Con variadas expresiones de trabajo artesanal y de otros oficios vivos, las calles del Centro Histórico de Quito están llenas de manos que trabajan: de las que hacen colaciones o piñatas para cumpleaños; de las que, con un pincel, pintan y retocan imágenes religiosas embelleciendo caras de madera, de las que bordan mantos sagrados y curan del mal aire y del espanto. El comercio tradicional es parte fundamental de la memoria urbana del Centro Histórico de Quito y uno de los factores que lo vuelve único e irrepetible. Los comercios tradicionales cumplen un rol muy importante para quien hace vida de barrio: son puntos de encuentro, lugares de abastecimiento y también son espacios de conversación, de cuidado. Uno se acostumbra a esos comercios: cuando desaparecen el sector pierde autenticidad[1]. Imaginemos el vacío que surge cuando desaparecen comercios tradicionales de décadas o incluso de siglos. Este es el gran reto que actualmente enfrenta el Centro Histórico de Quito a las puertas de la llegada del Metro. Los comercios tradicionales son vulnerables porque podrían fácilmente ser desplazados por actividades más rentables cuyos emprendedores pueden pagar alquileres más altos. Es importante acompañar a estos negocios para promover su permanencia y mejoramiento continuo en el espacio que han ocupado por décadas. El inmenso valor social y cultural del Centro Histórico de Quito necesita de medidas concretas para protegerlo e incentivarlo.  LAS HIERBATERAS Limpiadoras de alma y espíritu, las sabias hierbateras, como Enma Lagla, pueden poner en orden las energías y encaminar las buenas intenciones para mejorar la situación de vida de cualquier cliente. Con la mezcla de decenas de hojas se preparan infusiones perfumadas a la necesidad de las dolencias del paciente. En la ceremonia de la “limpia”, se pasa primero la ortiga para ahuyentar los malos aires y luego se usan “plantas dulces” y pétalos mojados. Un primer atado de hierbas concentra los beneficios de la ortiga, la ruda, la santa maría, el marco, la chilca y el eucalipto. Luego, el proceso continúa con plantas dulces: hierba luisa, limoncillo, cedrón, hojas de naranja y de guayaba, pétalos de rosas y colonias. «Estos negocios forman parte de la cotidianidad de los quiteños, quienes mantienen vivo el consumo regular de oficios, productos y servicios que, a diferencia de la mayoría de centros históricos, no han desaparecido para ser reemplazados por una oferta transnacional. Nos interesa mantener ese carácter de gran centro comercial, espacio de identidad, de afluencia masiva, festivo e imprevisible»[2]. VESTIR A LOS SANTOS La tradición de confeccionar vestimenta para imágenes religiosas aún guarda su importancia enla sociedad quiteña. Manos artesanas del Centro Histórico de Quito elaboran ropa para vestirimágenes religiosas: en medio de capas, túnicas, sandalias, cunas, telas, hilos y apliques, RosaChilihuano crea con paciencia y esmero el traje ideal para cada celebración religiosa. Bordadoslaboriosos y únicos son el producto por el que miles de clientes a nivel nacional acuden a estosnegocios: priostes de vírgenes y niñitos quienes entre sus prioridades religiosas y de festejo estávestir al santo de su devoción. LAS VELERAS DE SAN FRANCISCO Otra de las manifestaciones de la profunda vocación comercial de la Plaza de San Francisco es la venta de gran variedad de piezas de imaginería. Ivonne Villalba, mujer criada entre velas, santos y sahumerios, guarda en su almacén una infinidad de artículos rituales. Una multitud de niñitos Jesús elegantemente vestidos esperando para protagonizar la noche del veinticuatro de diciembre, los rosarios de San Benito, Santo Patrono de los exorcistas para proteger contra las fuerzas del mal, velas de todos los colores, las botellas de agua de florida, aceite “quita sales”, colonia de violeta, están dispuestas bajo un cuadro de La Mano Poderosa; para asegurar a los clientes que no hay mal que no tenga solución. RESTAURACION DE FIGURAS RELIGIOSAS La restauración de figuras religiosas es un arte que aún se mantiene en el Centro Histórico deQuito. Pacientemente, varias familias de restauradores arreglan cualquier imperfección mínima,desgarros o daños graves como fisuras y quemaduras de las miles de figuras religiosas queconservan en sus locales. A los talleres, como el de Gladys Zurita, llegan imágenes de madera,aserrín, yeso y fibra de vidrio que han permanecido por generaciones en casa de familiasquiteñas. Esparcidas por toda la tienda hay figuras con varios estados de trauma. Algunas notienen cabeza, a otras les falta una pierna, una nariz, un ojo o un dedo gordo. Otras simplemente necesitan un retoque. [1] Hernández Montesinos, David. (2022). “Sobre el valor de los comercios emblemáticos y los comercios de cercanía”. Palabras en el Encuentro para participantes de los recorridos Encontrémonos en San Francisco. De Vuelta al Centro. Iglesia de la Compañía. 8 diciembre 2022. Quito. Director de la Iniciativa Mariscal Sur [2] Rodríguez, Ana (2022). “El comercio emblemático del Centro Histórico de Quito analizado desde el patrimonio cultural. Insumos para una política de protección e incentivos”. Master en Gestión y Emprendimiento de Proyectos Culturales. Universidad Internacional de la Rioja. Facultad de Ciencias Sociales y Humanidades. Tesis de Grado.

10 ejes de gestión y 5 medidas inmediatas para el éxito en la regeneración del Centro Histórico de Quito

Plaza de Santa Clara llena de geranios en flor.

En el contexto del lanzamiento de la Plaza de Santa Clara como Plaza piloto de ajardinamiento y recuperación del espacio público, el 27 abril 2023 De Vuelta al Centro presentó al Alcalde entrante una lista de 10 ejes de gestión y 5 medidas inmediatas para el éxito en la regeneración del Centro Histórico de Quito. Algunas acciones tácticas de esta lista ya han sido iniciadas por De Vuelta al Centro dentro de un espíritu cívico de colaboración por la ciudad de Quito. Es el caso del “Plan para la protección e incentivos del comercio emblemático del Centro Histórico de Quito” que ha sido sido elaborado por el equipo De Vuelta al Centro (Rodríguez, 2022) y fue entregado al Municipio para caminar juntos en favor del comercio del Centro Histórico, y el programa 20.000 geranios para el Centro que tiene un potencial enorme de engalanar el casco histórico e involucrar a los vecinos en el proceso. 10 ejes de gestión para el éxito en la regeneración del Centro Histórico de Quito 1.- Sobre las reformas necesarias en el marco normativo: en la reforma al Plan Metropolitano de Desarrollo y Ordenamiento Territorial, se debe atender de forma específica al Centro Histórico de Quito, como un ámbito patrimonial con metas concretas que deben ser alcanzadas a través de la ejecución de proyectos desde varios órganos y entidades metropolitanas. Así también, existe un marco jurídico general para el cuidado del patrimonio, en el Libro IV.4. del Código Municipal, que data del 2008, lo que lo hace anticuado y en instancias, inaplicable. Es importante modificar este cuerpo normativo que tiene los informes requeridos para un primer debate en el Concejo Metropolitano. El Centro Histórico de Quito es un espacio especial, que necesita un marco normativo y de gestión específico para resolver sus problemáticas. El Centro Histórico de Quito necesita una política pública clara, articulada a los instrumentos de planificación programática municipal, con metas a corto, mediano y largo plazo, con capacidad de seguimiento y medición. 2.- Sobre la necesidad de un incremento presupuestario: el Estado asigna anualmente aproximadamente 90 millones de dólares para el manejo del Patrimonio del Distrito Metropolitano de Quito, de conformidad a la Disposición General Segunda del Código Orgánico de Organización Territorial, Autonomía y Descentralización. Este rubro que es el que Quito recibía como pre asignación cuando existía el Fondo de Salvamento (FONSAL) se mantuvo cuando las preasignaciones fueron suprimidas por ley.  A pesar de que el Municipio sigue recibiendo ese monto de parte del Estado Central, ya no se invierte el mismo rubro en el Centro Histórico desde el Instituto Metropolitano de Patrimonio (IMP) que reemplazó al FONSAL desde el 2010.  La primera medida sería los incrementos presupuestarios necesarios para que se cumpla con invertir el rubro que originalmente se destinaba al FONSAL, en miras a cumplir con las metas establecidas en el Plan Metropolitano de Desarrollo y Ordenamiento Territorial, tales como «incrementar al menos un 5% los inmuebles patrimoniales en buen estado de conservación del DMQ”. Esto garantizaría llevar a cabo con holgura y con constancia las inversiones necesarias, no solamente relacionadas al Patrimonio Monumental, sino las de arquitectura civil, las de carácter social, seguridad, etc. Es importante crear un mecanismo que garantice el mantenimiento de las inversiones realizadas, como un fondo o un fideicomiso. Actualmente el monto de inversión del IMP es de aproximadamente 24 millones de dólares anuales, mientras el FONSAL invertía aproximadamente 80 millones anuales hace 20 años. 3.- Sobre la necesidad de mejorar la eficiencia y eficacia de la gestión del Municipio en el Centro Histórico: hay varias instancias que inciden en este espacio patrimonial sin coordinación, y sin una mirada estratégica que las unifique. Desde la Secretaría de Planificación, se deben levantar los procesos que más incidencia tienen en la revitalización del Centro Histórico, como la obtención de una licencia metropolitana urbanística de construcción, la regularización de áreas en el catastro, la actualización de la ficha de inventario, etc. Los residentes, propietarios y usuarios deben interactuar con una instancia coordinadora que reporte directamente a la Alcaldía y de seguimiento a las acciones que se planifican. La atomización de las atribuciones de los órganos y entidades municipales provoca un aumento en los costos transaccionales por el tiempo que demora invertir. Se requiere un golpe de timón administrativo que otorgue seguridad jurídica a quienes hacen y quieren hacer del Centro Histórico su hogar. EMASEO, la Administración Zonal Manuela Sáenz, la Agencia Metropolitana de Control, Quito Turismo, la Secretaría de Seguridad, el Instituto Metropolitano de Patrimonio, la Secretaría de Desarrollo Productivo y Competitividad, la Secretaría de Comercialización, la Secretaría de Inclusión, el Patronato, Conquito, la Dirección de Bienes Municipales, para solo mencionar algunas, tienen atribuciones de gestión y control en este espacio emblemático de la ciudad. Sin embargo, no actúan bajo un lineamiento ni un plan común. Responden a los Planes Operativos Anuales por dependencia, que se articulan alrededor de proyectos que no están territorializados, por lo que sus metas son difusas. La incapacidad de planificar de forma articulada y más allá de un año es muy problemática. Es urgente que los procedimientos administrativos en el municipio otorguen seguridad jurídica, con tiempos estimados, sin pasos adicionales que surgen en la mitad del trámite. Se requiere una simplificación de trámites en la aprobación de planes y proyectos de inversión por parte de actores privados.  4.- Sobre la necesidad de un plan de desarrollo social en el Centro Histórico: las enormes inversiones realizadas por el Municipio en el patrimonio edificado no han tenido una correlación con inversión social que debe hacer el Municipio. Esto da muestra de la desarticulación para atender un territorio de forma integral. 5.- Sobre la necesidad de un esfuerzo de sensibilización ciudadana: elaborar, para los usuarios y habitantes del CHQ, un programa de sensibilización y capacitación continua sobre la importancia del CHQ, su patrimonio edificado e intangible y la necesidad de cuidar y respetar los bienes patrimoniales. Es necesario que se reconozca la realidad de la intervención en el patrimonio edificado, que es hecha mayoritariamente